‘La pirotecnia no deja nada bueno’: Damm