¿El problema de Pumas era Palencia?