Palencia no es el único culpable