Diego Alonso piensa que Pachuca merecía más

El entrenador y los jugadores del Pachuca expresaron que les dejó un sabor agridulce el tercer puesto del Mundial de Clubes, tras derrotar al equipo emiratí Al Jazira por 4-1, este sábado en Abu Dabi, por lo que el técnico Diego Alonso afirmó que se merecía más.

Consulta la crónica del partido Al Jazira vs Pachuca, AQUÍ.

“Un poco amargado por no haber jugado la final, pero contento con lo que han hecho los jugadores. Es un sentimiento ambiguo. Por un lado, felicidad por estar en el podio, por conseguir la mejor clasificación de la historia del club”, explicó.

Diego Alonso comentó que después de los partidos a los que se enfrentó Pachuca, él piensa que pudieron jugar la Final.

“Pero merecimos más. Con un trabajo a conciencia antes del Mundial, con un gran partido contra Gremio en Semifinales. Queda un sabor de que podríamos haber jugado la Final. Pero no voy a descansar hasta que sea campeón del mundo, no voy a parar hasta ser campeón del mundo”, dijo.

Alonso resaltó que en este partido, el equipo encontró la efectividad que le faltó en los dos primeros partidos, en la victoria en la prolongación contra Wydad Casablanca (1-0) y en la derrota también en el tiempo extra contra Gremio (1-0).

“En este partido estuvimos contundentes, lo que no nos ocurrió en el anterior. Recuperamos la contundencia”, resumió.

Alonso piensa que este resultado será bueno para animar al equipo de cara a la final del jueves contra Monterrey.

“Anímicamente llegaremos bien, un poco cansados por el viaje, pero creo que podremos hacer un buen partido”, dijo.

“Para enfrentarnos a Monterrey solo vamos a tener tres días para recuperarnos. Lo único que vamos a tener que hacer es descansar. Hay diez horas de diferencia entre ambos países y debemos adaptarnos al cambio horario. Va a ser muy difícil. Pero vamos a competir al límite. Mis jugadores tienen un potencial enorme”, añadió.

Diego Alonso mostró su satisfacción por el trabajo del equipo.

“Mis jugadores son animales de competición, quieren competir siempre. Se entregan y dan todo y eso para un entrenador es la vida”, dijo.