Morelia depende de sí mismo