Rayados, por el rumbo correcto