Especial: Luis de la Fuente, pionero en el futbol europeo

Luis 'Pirata' Fuente
Luis 'Pirata' Fuente. Gráfico: Julián Pérez
El 17 de enero de 1914 nace en el Puerto de Veracruz Luis de la Fuente y Hoyos, primer futbolista mexicano en jugar en Europa

Nunca antes el futbol mexicano había tenido tal cantidad de jugadores militando en las principales ligas del Viejo Continente como en la actualidad.

16 mexicanos destacan en las Ligas de España, Portugal, Inglaterra, Alemania, Italia, Bélgica, Escocia; todos en Primera División.

Los más destacados en el pasado reciente, sin duda Hugo Sánchez y Rafael Márquez; sin embargo, pocos recuerdan al pionero. Un joven criollo oriundo del Puerto de Veracruz, que a los 19 años de edad se convirtió en el primer jugador mexicano en trascender en el balompié del Viejo Continente: Luis de la Fuente y Hoyos.

Un adelantado a su época

Luis de la Fuente y Hoyos nació el 17 de enero de 1914 en el Puerto de Veracruz, en una vivienda en donde en la actualidad hacen esquina las calles de Mario Molina y Zaragoza.

Hijo de Don Segundo de la Fuente González y doña Josefa y Hoyos. Comerciantes españoles establecidos en México a principios del siglo XX.

Luis fue el mayor de cinco hermanos y desde temprana edad mostró buenas condiciones para la práctica del futbol. Poco a poco fue desarrollando habilidades.

El estadista e historiador Ricardo Salazar lo describe como un jugador con buen manejo y técnica de balón, excelente pasador, poseedor de una zurda potente y privilegiada y certero rematador con extraordinario resorte que lo hacían muy peligroso jugando por arriba.

Difícil encontrar en la actualidad con un jugador con estas características; sin embargo Salazar lo ejemplifica.

Tenía la técnica de Benjamín Galindo, la habilidad de Cuauhtémoc Blanco y el resorte  y capacidad rematadora del hondureño Carlos Pavón.

Su llegada al Viejo Continente

Apenas había cumplido los 15 años de edad cuando fue firmado por el Aurrera, equipo de la Liga Mayor en el cual solo jugó un año, pues tras la desaparición de este conjunto pasó al España, con el cual logró el título de Liga en la temporada 1933-34.

A los 19 años  formó parte de la Selección Mexicana que disputó la eliminatoria ante Estados Unidos para el pase al Mundial de Italia en 1934. Pese a sus condiciones, Raúl Garza Gutiérrez ‘Record’ técnico del conjunto mexicano lo dejó en la banca en el duelo que el conjunto de las barras y las estrellas se impuso a México por marcador de 4-2.

Tras la derrota, Fernando Marcos, integrante del conjunto mexicano comentó “Garza cometió el error de prescindir de Luis; de haber jugado, habría destruido a cañonazos la fortaleza yanqui”.

Tras la eliminación, el representativo nacional se quedó en Europa para algunos partidos amistoso en los que De la Fuente tuvo una destacada actuación, lo que despertó el interés de equipos como el Valencia y el Racing de Santander, siendo éste último el que se queda con sus servicio; así, Luis de la Fuente, a sus 20 años se convertía en el primer mexicano en jugar en Europa.

Con el Racing tuvo partidos memorables, algunos medios destacan en especial su actuación frente al Real Madrid en donde se relata el mal momento que el joven mexicano hizo pasar a los zagueros merengues. Las crónicas hacen énfasis en una jugada en la que De La Fuente se mete hasta el área y hace un gran gol dejando sin oportunidad al legenadrio arquero Ricardo Zamora, quien se dice se desgañitaba con gritos a sus compañeros “¡Detened al chaval!”, cuando reaccionaron, el daño ya estaba hecho.

De regreso a México y su paso por Sudamérica

Después de un año en el futbol ibérico, estalla la guerra civil española, lo que obliga el regreso de Luis de la Fuente a México para ayudar al España a ganar otro título de Liga.

En 1937 pasa al América, equipo con el que logra el título de Copa (1938).

En 1939 vuelve a incursionar en el extranjero y va al futbol de Paraguay con el Atlético Corrales, de ahí recibe la invitación de jugar en Argentina con Vélez Sarsfield en donde se reúne con un viejo amigo Luis ‘Titi’ García.

Campeón con los Tiburones

En 1941 retorna a territorio mexicano y tras ganar un título de Liga con el Marte (1943), acepta la oferta para jugar finalmente con el equipo de la ciudad que lo vio nacer, los Tiburones Rojos del Veracruz, con quienes logra un par de títulos de Liga (1946 y 1950) y uno más de Copa (1948).

Después de 21 años de carrera se retira y el 13 de junio de 1954 recibe un homenaje en un partido entre Atlante y Veracruz

Una arterioesclerosis amenazó con quitarle una pierna. Luis de la Fuente se negó a la amputación. El 28 de mayo de 1972 muere de un infarto a los 58 años de edad.

En su memoria al estadio del Veracruz se le dio el nombre de Estadio Luis “Pirata” Fuente.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD