Cruz Azul no esconde sus armas