Crece la presión en Cruz Azul