Osorio nunca pensó en renunciar