Bélgica y México, unidos por un balón