Especial: ¡Más GIGANTE que nunca!

La época dorada de México en la Concacaf llega a su punto más alto el 15 de febrero de 1998, cuando se hizo del título de la Copa Oro, su tercero de la historia, todos de forma consecutiva.

El campeonato se consiguió ante el rival odiado deportivamente, Estados Unidos, en uno de los recintos de mayor envergadura como es el Memorial Coliseum de Los Ángeles. El GIGANTE de la Concacaf estaba decretado con total supremacía.

GRUPO B, SIN PROBLEMA

El Tri avanzó como líder indiscutible del Grupo B con triunfos sobre Trinidad y Tobago, y Honduras.

El duelo ante los caribeños fue el 4 de febrero y terminó con marcador de 4-2 con goles de Ramón Ramírez, Juan Francisco Palencia y doblete de Luis Hernández. El partido ante los catrachos fue el 7 de febrero y el resultado fue de 2-0 con doblete de Cuauhtémoc Blanco.

Ambos en el Oakland Coliseum, casa de Athletics de la MLB y Raiders de la NFL.

LA CONSOLIDACIÓN DE LUIS HERNÁNDEZ

Si bien “El Matador” ya había deslumbrado seis meses antes en la Copa América Bolivia 1997 con dobletes ante Brasil y Colombia con la Selección Mexicana. Luis Hernández se ganó con autoridad la convocatoria para el Mundial Francia 1998 en esta justa.

Hernández había regresado de su aventura en Argentina con Boca Juniors para jugar de nuevo con Necaxa. El ariete fue fundamental en Semifinales y la Final con los goles que dieron el pase y el título del certamen.

OPORTUNIDAD ‘DORADA’ PARA ÓSCAR PÉREZ

Óscar “Conejo” Pérez venía de consolidarse como titular en Cruz Azul y con un título bajo la bolsa, curiosamente, el último de Liga de La Máquina en 1997, puesto en el que relegó a la banca al histórico Jorge Campos, quien finalmente le ganaría la titularidad para el Mundial Francia 1998.

Pérez ya tenía experiencia en Selección Mexicana con partidos en la Eliminatoria rumbo aesta justa mundialista, además de la Copa Rey Fahd en 1997, pero este certamen significó el primero completo como arquero del Tri.

DELANTERA DE MIEDO

Manuel Lapuente se llevó a Estados Unidos una delantera que pasaba por el mejor momento posible con Luis Hernández y Cuauhtémoc Blanco como estandartes del Necaxa, y de Juan Francisco Palencia en Cruz Azul.

Entre los tres arietes convirtieron 7 de los 8 goles que se marcaron, el único que “desentonó” fue Ramón Ramírez, jugador de Chivas, quien anotó uno en el debut ante Trinidad y Tobago.

SEGUNDA FINAL GANADA A ESTADOS UNIDOS

La rivalidad México vs Estados Unidos se empezó a cocinar en la época de los 90’s con superioridad por parte de la Selección Mexicana que en esta Copa Oro 1998 venció en una segunda Final al cuadro de “Las Barras y las Estrellas”, la anterior había sido con 4-0 en el Estadio Azteca en la Final de 1993.

En esta ocasión fue Luis Hernández quien rompió el cero antes del primer tiempo con un portentoso remate de cabeza a pase de Salvador Carmona. “Matador” marcó su cuarto gol que le dio el liderato de goleo de la justa y el título a México que lo consolidaba como el GIGANTE de la Concacaf.