William da Silva no baja los brazos