Paul Aguilar: el sobreviviente de un Clásico épico