Guido batalló con las tarjetas