Especial: Guillermo Cañedo, imborrable en el futbol mexicano

Guillermo Cañedo
Guillermo Cañedo. FOTO: Club América
Don Guillermo Cañedo de la Bárcena cambió la visión del futbol en México a partir de la década de los sesenta; su alma y pasión por este deporte se plasmó para la historia del país

Hablar de Guillermo Cañedo de la Bárcena es hablar indiscutiblemente de la pasión por el futbol.

Lo que es hoy en día el futbol mexicano se le debe en mayor parte a Cañedo, figura que internacionalizó a México dentro del mundo del balompié.

Impulsó al país durante la década de los sesentas con grandes ideas, propuestas y, lo mejor, las tradujo en acciones.

Uno de los máximos dirigentes e impulsores del futbol mexicano, nacido en Guadalajara, Jalisco; su historia parte desde que destacó como presidente del Club Zacatepec en Segunda División, equipo al que más tarde llevaría a Primera y, posteriormente, al campeonato.

En 1961 llegó al Club América para dar pauta al inicio de un exitoso camino con el quinto título profesional para la campaña 1961-62; de ahí permaneció 20 años en el cargo y consiguió en total 9 trofeos durante su administración. Pero eso es solo un poco de su aportación, que no únicamente fue dentro del mundo futbolístico, sino al país, tras fortalecer su imagen a nivel mundial.

Las dos Copas del Mundo organizadas en México tienen su nombre plasmado para la historia, ya que se le reconoce por su innovación dentro de las mismas y que dejaron notables ganancias económicas.

En 1962 ocupó la vicepresidencia de la FIFA, la cual aprovechó para darle un lugar muy importante a México y así conseguir la sede del Mundial de 1970. Sorprendió a los dirigentes del organismo internacional con la creación de grandes e importantes estadios en nuestro país, pero indudablemente el que vislumbró por su brillante infraestructura fue el poderoso Coloso de Santa Úrsula, el Estadio Azteca.

Al mismo tiempo, se encargó de presidir la Federación Mexicana de Futbol hasta que terminó el Mundial de 1970, donde el conjunto Tricolor llegó hasta la fase de Cuartos de Final y quedó eliminado el 14 de junio por la Selección de Italia con un marcador de 4-1.

Para 1984, Don Guillermo Cañedo de la Bárcena una vez más hizo de las suyas y solicitó que México fuera sede nuevamente de una Copa del Mundo, la de 1986, tras la renuncia de Colombia a la misma. Fue la primera ocasión que un país logró albergar por segunda oportunidad un Mundial; además de hacerlo en un lapso de tiempo muy corto.

Asimismo, se destaca que el Tri tuvo su mejor participación en Mundiales durante este certamen, ya que llegó a su tan recordado, y nunca más alcanzado, quinto partido.

Lee más a detalle sobre el día en que Manuel Negrete se inmortalizó y la historia del futbol mundial y le dio el pase a México al quinto partido, AQUÍ

A Guillermo Cañedo se le debe la creación de la Concacaf junto con el costarricense Ramón Coll Jaumet; también, se le recuerda por fundar la Organización de Televisión Iberoamericana (OTI), a lo que le debemos hoy en día que disfrutemos de distintos eventos culturales y deportivos, así como ver en directo de los Juegos Olímpicos y el sentir la pasión de cada Copa del Mundo.

Murió en 1997, aún en la vicepresidencia de la FIFA y como el Presidente del Comité Organizador de Mundiales, pero lo que todavía permanece es su imagen y esencia en cada partido, en cada gol y en cada triunfo que nosotros los mexicanos gritamos desde el corazón.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD