Veloz contragolpe inglés lastima a España