Morata decreta la goleada española