Ultras del PSG son arrestados frente al hotel del Madrid

Dos ultras del París Saint-Germain fueron arrestados anoche frente al hotel de concentración del Real Madrid en París y multados por posesión de material pirotécnico, informaron este martes a Efe fuentes policiales.

Uno de los detenidos fue llevado a la comisaría mientras que el segundo fue multado en el lugar y dejado inmediatamente en libertad, agregaron.

Medio centenar de ultras del equipo francés acudieron a primera hora de la madrugada a las puertas del hotel de concentración del conjunto blanco, situado cerca del Arco del Triunfo y comenzaron a encender bengalas y lanzar cantos violentos como “Puta Madrid”.

El Real Madrid, que juega esta noche en la capital francesa la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones tras el 3-1 de la ida, alertó a la policía, que envió un destacamento de antidisturbios, señalaron las fuentes.

El grupo se dispersó de forma rápida pero antes se produjeron las dos detenciones.

En paralelo, un más nutrido grupo de radicales acudió al hotel de concentración del PSG, donde también hubo cánticos de guerra contra el Madrid.

Varios jugadores, entre ellos los porteros Alphonse Areola y Kevin Trump, el defensa Lanvin Kurzawa o el mediocampista Adrien Rabiot, autor del gol parisiense en el Bernabeu, acudieron al encuentro y estuvieron un rato departiendo con los ultras, parapetados tras una pancarta en la que se leía “P*ta Madrid”.

El PSG ha venido calentando en los últimos días el duelo con una campaña en las redes sociales en la que se aprecia a algunos de los elementos más radicales de su hinchada.

El entrenador español del equipo francés, Unai Emery, restó importancia a la campaña y aseguró que el único fin es buscar la unidad de todo el fútbol francés ante la cita crucial contra el Madrid.

Su homólogo francés del Real Madrid, Zinedine Zidane, aseguró por su parte que su equipo está acostumbrado a este tipo de maniobras y dudó de que tenga efecto en el terreno de juego.

La campaña incluye también declaraciones de algunos responsables del PSG poniendo en duda el arbitraje de la ida.

Además, el equipo francés permitirá el acceso a un grupo de ultras a las gradas del Parque de los Príncipes que hasta ahora tenía vetado el acceso.