Especial: Maradona, del cielo al infierno

El 29 de junio es una fecha que Diego Armando Maradona jamás podrá olvidar. Un día en el calendario que marcó la vida del famoso ‘Pelusa’ llevándolo del cielo al infierno en un lapso de 8 años.

LA CUMBRE… 

México 1986 fue la Copa del Mundo que encumbró a quien es considerado por muchos el mejor futbolista de la historia.

Maradona cargó con el peso de la Albiceleste hasta llevarla a ganar por segunda ocasión la Copa FIFA.

Sus goles ante Inglaterra, el primero arrastrando el balón y eludiendo rivales casi desde el medio campo para después vencer a Peter Shilton y el segundo, autonombrado por el propio Maradona como ‘La mano de Dios’ fueron solo el antecedente para después erigirse como Campeón del Mundo.

El 29 de junio de 1986 el Estadio Azteca lucía pletórico, más de 100 mil almas atestiguaron un gran partido en el que se enfrentaban Argentina y Alemania. Los europeos en busca del tercer título del mundo y los sudamericanos por el segundo.

Un juego cardíaco, como debieran de ser todas las finales de futbol, con un último trazo maestro de Diego, un gesto de genio y su proclamación total, Argentina se imponía 3-2 a Alemania.

No hubo desperdicio en el partido.

Al sólido accionar argentino, a la maquinaria exacta conducida por Maradona y aceitada por Burruchaga, que se puso al frente con los goles de José Brown y Jorge Valdano, le dieron alcance al más puro estilo alemán, con un temple histórico y con una fortaleza mental más que probada, con las anotaciones de Rummenigge y Vöeller.

Pero entonces el futbol se impuso. Los dos hombres de talento de la Albiceleste, Maradona y Burruchaga, se encontraron. El primero dio un impensable trazo por derecha al segundo que enfiló solo frente al arco teutón para asegurarse un lugar en la historia.

El festejo, el éxtasis y el sabor de ser campeón del mundo para los argentinos.

EL OCASO…

Diego Maradona en camino al control antidoping en Boston. FOTO: AP

Pero la historia fue muy distinta 8 años después y Estados Unidos 1994 fue el principio del fin.

Luego de su presentación goleando a Grecia 4-0 y tras vencer a Nigeria 2-1. Diego Maradona fue ‘sorteado’ para ir al control antidoping. La imagen de una enfermera acompañándolo hacia el servicio médico del Estadio en Foxboro le dio la vuelta al mundo, era un mal presagio.

4 días después, el 29 de junio, se daba a conocer al mundo que el astro argentino había dado positivo por efedrina. A solicitud de la FIFA, Maradona fue expulsado de la Copa del Mundo y días más tarde se anunciaba una sanción de 15 meses.

Las versiones son muchas, la prensa Argentina argumentaba un complot en contra del autor de ‘La Mano de Dios’, Maradona se había convertido en persona no grata al ser del dominio público su simpatía por Fidel Castro, el ‘Che’ Guevara y Cuba.

En su contra, antecedentes que lo señalaban como un adicto a la cocaína.

La única verdad es que este hecho marcó el final de la carrera de Maradona que nunca más volvió a vestir la Albiceleste en un partido oficial. Fue entonces, el 29 de junio de 1994, ‘El día que le cortaron las piernas a Maradona’.