Especial: Pirlo, el ‘Maestro’ del Renacimiento italiano

Andrea Pirlo
Andrea Pirlo levanta el trofeo del Mundial 2006; sin duda fue el mejor momento en la carrera del 'Maestro'. FOTO: Cortesía
Con el retiro de Andrea Pirlo repasamos sus mejores momentos; el 'Maestro' será recordado por su visión y por jugar en los tres grandes de Italia

Al ‘Maestro‘ del renacimiento italiano en el futbol con cariño. Andrea Pirlo anunció su retiro y desde ahora son leyenda su toque preciso de balón y su elegancia para mandar en el mediocampo.

Cuando los futboleros escuchan el apellido Pirlo es inevitable que muestren admiración. Porque pocos jugadores como Andrea la han generado con unanimidad y con tanta facilidad.

Debutó en la Serie A en mayo de 1995 con el Brescia, el equipo de su ciudad natal. También estuvo con Reggina en el inicio de su carrera y se retiró en la MLS con New York City.

Pero sin duda a Pirlo se le ubica con cuatro camisetas, y vaya camisetas: Inter, Milán, Juventus y Selección Italiana.

Aquí repasamos algunos de sus mejores momentos.

Debut. Con 16 años y dos días se convirtió en el jugador más joven en debutar con Brescia. Fue un juego ante Reggina, curiosamente su otro equipo profesional que pocos recuerdan.

Primer gol. Fue el 19 de octubre de 1997, hace justamente 20 años, ante Vicenza.

Inter. Quizá no deberíamos poner su paso con los Neroazzurri porque realmente fue malo. Fueron dos temporadas (98-99 y 2000-2001) con más pena que gloria y con rol de suplente. Pero lo ponemos porque con esa camiseta inició su periplo con los tres grandes de Italia.

Milán. Aquí fue donde comenzó su gran leyenda a partir de la campaña 2001-2002. Dio el salto con el “enemigo” y fue lo mejor que le pudo haber pasado. Porque comenzó a jugar de mediocampista organizativo, donde se sintió como pez en el agua.

Fueron diez extraordinarios años como Rossonero que incluyeron dos Serie A (2004 y 2011), dos Champions League (2003 y 2007) y un Mundial de Clubes (2007), entre otro logros.

Juventus. Pasó al equipo de Turín para completar el trío de grandes italianos. Fueron cuatro años y en tres de ellos fue elegido el mejor jugador de la temporada (de 2012 a 2014). Se llenó de Scudettos al llevarse los cuatro posibles.

Selección italiana. Su momento, su mejor momento, fue Alemania 2006, donde se proclamó campeón del mundo como líder indiscutible del mediocampo Azzurri.

La FIFA lo premió con el Balón de Bronce del evento porque fue el mejor asistente y porque se llevó el MVP de la final ante Francia. En el partido por el título dio pase de gol y anotó el primero en la serie de penales.

Como seleccionado disputó tres Mundiales y tres Euros.

Retiro. Al final de su carrera le regaló dos temporadas y media a la MLS con el New York City.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD