Se impone la tradición alemana