Portugal mira al título sin importar la forma