Pizzi no ve como favorito a Chile

Juan Antonio Pizzi, técnico de la Selección de Chile, prefiere refugiarse en algunos probados clichés del futbol “el nivel de todos es muy alto”, por ejemplo,  para advertir que a su equipo le falta todavía mucho camino por recorrer en la Copa Confederaciones. Ni siquiera desea escuchar la palabra ‘favoritos’, de la que no puede rehuir últimamente.

Pero tras un auspicioso debut el domingo, con un triunfo por 2-0 que pudo ser más abultado sobre Camerún, lo más seguro es que Pizzi y el plantel de los bicampeones de Sudamérica tengan que aguantar el adjetivo hasta que se pruebe lo contrario.

“El favoritismo está relacionado con el resultado”, afirmó Pizzi luego de la victoria en la Arena Spartak de Moscú con goles de Arturo Vidal y Eduardo Vargas. “No vamos a cambiar nuestra filosofía por ser favoritos”.

Consulta el calendario y resultados de la Copa Confederaciones

Aunque no contó de inicio con Alexis Sánchez, Chile arrancó el partido como un torbellino y asedió a Camerún con una llegada tras otra, aunque no pudo concretar y en ocasiones sus jugadores pecaron de generosos al realizar un pase de más cuando tenían todo a favor para definir.

El desgaste y la desazón, como definió el propio Pizzi por un gol de Vargas anulado por el videorbitraje al filo del entretiempo, le pasaron factura a La Roja en el complemento, donde perdió algo de protagonismo y permitió incluso que Camerún tuviese algunas llegadas de cuidado.

Con un abultado y ceñido vendaje en el tobillo izquierdo, Sánchez pisó el césped a los 58 minutos y se dejó sentir en el resultado: asistió a Vidal para el primer tanto con un preciso centro, y generó la jugada que terminó en el gol de Vargas.

“Íbamos a ver como se presentaba el partido”, apuntó el timonel, sin abundar sobre la disponibilidad del delantero de Arsenal para el segundo compromiso, el jueves ante Alemania en Kazán. “Por suerte pudo soportar bien el partido”.

VIDEO: Resumen Camerún vs Chile, Copa Confederaciones

Con menos modestia que su entrenador, o quizás más sincero, Vidal dejó claro que Chile disputa su primera Confederaciones con una sola meta.

“Venimos con un objetivo, que es ser campeones”, afirmó el mediocampista de Bayern Munich.

De paso, el “Rey Arturo” mandó una especie de advertencia a los futuros rivales.

“Mostramos lo que queremos mostrar en toda la Copa: desde el primer minuto salir a buscar el partido, a presionar siempre, y eso es lo que nos ha ayudado a ganar dos campeonatos”, sentenció.