Especial: Confederaciones, un hermoso capricho

Especial: Confederaciones, un hermoso capricho
Brasil, la selección más ganadora en la Copa FIFA Confederaciones. FOTO: Getty Images
Conoce la historia de la Copa FIFA Confederaciones, un certamen que en corto tiempo se ha convertido en un imprescindible del futbol internacional

Fahd bin Abdulaziz al-Saúd era un hombre acostumbrado a obtener lo que quería, a cualquier precio. El costo no era absolutamente ningún problema. Para el Rey de Arabia Saudita, uno de los 36 descendientes del fundador de la gran nación árabe en el desierto, los caprichos eran gustos justificados, no importa el ámbito.

De decisiones unilaterales y cuestionables, el Rey Fahd inició una campaña para abrillantar su maltrecha imagen a nivel internacional y dirigió su mirada al deporte para hacerlo… específicamente al futbol. “¿Quiénes son los mejores equipos del Mundo en el futbol?” La inocente pregunta venía precedida de un deseo inquietante de enfrentar a las grandes superpotencias del balompié con una incipiente Arabia Saudita, la amada patria de Abdulaziz. El costo nunca fue problema.

El Rey puso manos a la obra e invitó a base de billetes a los equipos Campeones de cada una de las 6 confederaciones en las cuales la FIFA divide el planeta para que visitaran y se enfrentaran a la adorada Arabia Saudita del jerarca. Solamente Estados Unidos de la Concacaf, Argentina de la Conmebol y Costa de Marfil de África aceptaron la lucrativa invitación para que, entre los cuatro, se disputara la competición modestamente llamada “Copa Rey Fahd”. Los sudamericanos se llevarían el trofeo que en ese 1992 no significaba nada, pero que marcaría un precedente imborrable en la historia del futbol mundial.

Del capricho nació lo que en la fecha es el segundo torneo más importante a nivel de selecciones de la FIFA. La Copa del Rey Fahd llamó rápidamente la atención al tratarse de un torneo corto, pero que ofrecía un nivel elevado en el balompié que solamente era visto en Copas del Mundo. En un principio rechazada, la propia FIFA intervendría en el certamen para hacerlo suyo de manera oficial a partir de 1997, tercer y último año que la competición se celebraría en Arabia Saudita. Así nacería la Copa FIFA Confederaciones.

Los equipos Campeones de las 6 confederaciones en el planeta, más el vigente Campeón del Mundo y, por supuesto, el país anfitrión; 8 escuadras forman actualmente una de las competiciones más prestigiosas que existen pero que, a pesar de su corta historia, pasó por muchas dificultades y modificaciones más allá de su nombre original.

La prueba de fuego del certamen llegó en 1999 cuando la competencia, ya como Copa Confederaciones, se llevó a cabo por primera vez fuera de Arabia Saudita. Y el gran elegido era un viejo conocido por la FIFA y uno de los pocos países que ha organizado el Mundial en dos ocasiones: México.

El arrollador y brutal éxito de México 1999 que lanzó como Campeón al equipo anfitrión (único título FIFA que el Tri tiene en sus vitrinas al momento) abrió la puerta a que la Copa Confederaciones se realizara cada dos años, aunque a partir de 2005, el organismo rector del futbol optó por dotar de mayor calidad al certamen y dejarlo en organización una vez cada 4 años y que sirviera como antesala al Mundial, un año antes de cada gran justa.

Corea del Sur, Japón, Alemania, Sudáfrica, Brasil y ahora Rusia, países organizadores de la Copa del Mundo, acogieron también “en paquete” a la Copa Confederaciones, ya el preámbulo indiscutible para la gran justa, sin olvidar las “escalas” que se tuvieron en Francia y México.

El tiempo ha hecho que la Copa Confederaciones sea una fiesta con alma propia en cada una de las 9 ediciones en las cuales se ha realizado. Escenario de muchas figuras de talla mundial y que arroja al brasileño Ronaldinho y al mexicano Cuauhtémoc Blanco como los máximos goleadores históricos al momento (9 goles cada uno).

Mención especial es para la siempre poderosa Brasil: dueña casi total del certamen y cuya presencia se extrañará en Rusia 2017. El “Scratch du oro” ha sido la selección más dominante en la Confederaciones al tener 4 trofeos en sus vitrinas: primero en 1997, año en el que levantaría también la Copa América y en el que se marcó el debut de la verdeamarela en esta justa.

Dos años después, Brasil caería en la que es posiblemente la mejor Final de una Confederaciones a la fecha: México ganaría 4-3, pero la “Canarinha” tomaría revancha en un plan gigantesco a partir de Alemania 2005. Los sudamericanos serían tricampeones del certamen y de una forma inaudita, dando cuenta de su máximo rival Argentina en 2005, al entonces indiscutible poderoso de Norteameríca, Estados Unidos, y por supuesto, a la Bicampeona Europea y Campeona del Mundo, España, en 2013.

Francia es el equipo más cercano en plantarle cara a Brasil al llevarse el trofeo en dos ocasiones: en Corea-Japón 2001 (como Campeona del Mundo) y en 2003, en casa. Además, Argentina se llevó la edición inaugural al ganar la Final a Arabia Saudita y la Dinamarca que levantó las cejas de todo el planeta en la Eurocopa de 1992 fue capaz de extender su momento inaudito en la edición de 1995.

Pero no todo ha sido felicidad en este certamen que quedó marcado en Francia 1993 con una tragedia: la muerte en pleno césped del camerunés Marc-Vivien Foe. Los “Leones indomables” jugaban las Semifinales del certamen ante colombia cuando Foe se desplomó en la cancha. Su fallecimiento, confirmado apenas minutos después por problemas en el corazón, sentó un precedente en la detección de irregularidades cardiacas. Está además la “maldición” de la Confederaciones, esa que dicta que ningún equipo Campeón del certamen será capaz de levantar la Copa del Mundo al año siguiente.

Es sencillamente el preámbulo que escapó de su naturaleza para convertirse en una celebración internacional. Los mejores de la CAF africana, de la AFC asiática, de la Concacaf norteamericana y caribeña, de la UEFA europea, de la Conmebol sudamericana y de la OFC oceánica se han reunido de vez en vez desde 1992 para maravillar al planeta gracias a un capricho que pasó de lo desértico a lo maravilloso.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD