Dura poco el amor

El domingo pasado, Edinson Cavani y Neymar discutieron en pleno campo de juego por quien iba a cobrar un penal a favor del PSG ante Lyon, mismo que tomó el uruguayo y que falló al mandar el esférico al travesaño.

Dicha discusión no paró solo en el terreno de juego, sino que llegó hasta los vestuarios, donde de acuerdo a información del prestigiado diario de Francia, L’Equipe, ambos jugadores casi llegan a los golpes.

La disputa subió de tono hasta que algunos de sus compañeros tuvieron que intervenir para evitar que llegasen a los golpes.

Dentro, cuando llegó Neymar, Cavani le increpó en español por haber tratado de arrebatarle el balón en el penalti, a lo que el exdelantero del Barcelona replicó en tono “poco amable”, según testigos. Los también brasileños Thiago Silva y Marquinhos tuvieron que interponerse entre los dos para poner fin a la discusión, en un ambiente de gran tensión.

Los problemas se vislumbraron ya en el minuto 57 del partido (que los parisinos ganaron por 2-0), cuando Cavani trató de lanzar una falta directa pero el brasileño Dani Alves se lo impidió agarrando el balón antes.

Alves, íntimo amigo de Neymar, cedió al brasileño el tiro, aunque posteriormente explicó que su intención inicial era lanzar él mismo el golpe franco. Una disputa similar ya se había producido entre ambos futbolistas el pasado 25 de agosto ante el Saint Etienne.

El entrenador del PSG, el español Unai Emery, ha evitado atizar la polémica, y tras el partido del Lyon dio explicaciones a la prensa sobre quién está llamado a lanzar los penaltis.

“Creo que los dos son capaces de ponerse de acuerdo inteligentemente en el terreno de juego. Después, desde dentro, vamos a equilibrar los turnos de lanzamiento, porque creo que los dos son capaces y quiero que se alternen”, señaló.