El famoso quinto partido, una obsesión también para los seleccionados