Kovalev, ante un viejo conocido