Round de 2: Micky y la Bonita, sin permiso de caer