Demasiado Floyd, poco McGregor

Floyd Mayweather vino del retiro para seguir mostrando al mundo de boxeo, que lo bien aprendido no se olvida. Así se lo hizo notar a Conor McGregor, quien decidió desafiar a uno de los mejores pugilistas en la historia y la lección será aprendida.

En los primeros asaltos, Conor McGregor buscó terminar por la vía rápida, pero Mayweather si algo sabe en el pugilismo es quitarse golpes e incomodar a sus rivales.

El transcurrir de los asaltos puso a cada quien en sus respectivos lugares. De nada sirvieron las amenazas, los desfiguros en las conferencias de prensa y demás amenazas que hubo antes de subir al ring. Floyd Mayweather, a pesar de sus 40 años de edad, hizo lo suficiente para superar a Conor McGregor, quien deberá guardar silencio y regresar a los octágonos.

El peleador irlandés poco hizo para descifrar el estilo y conocimiento pugilístico del estadounidense.

10 asaltos fueron necesarios para dejar en claro que “zapatero a tus zapatos” y que si McGregor quería vencer a Mayweather debería ocurrir un milagro en el cuadrilátero.

Una metralla de golpes en el round citado fueron suficientes para mandar a la lona a Conor y dejarle en claro que en los octágonos es figura, en los cuadriláteros no.

Triunfo para Gervonta Davis

En el combate preliminar en la categoría de los Superpluma, chocaron los puños Gervonta Davis ante Francisco Fonseca, de Costa Rica.

Davis, pupilo de Floyd Mayweather Jr., llegó como favorito ante su adversario y así lo fue confirmando a lo largo de los ocho asaltos que duró la pelea.

El primer round fue el de estudio entre ambos pugilistas en la T Mobile Arena en Las Vegas. La fortaleza de Davis fue factor para ir mermando el potencial de Fonseca, a medida que fueron transcurriendo los minutos.

La dinamita en sus puños de Gevonta Davis fue “explotando” en el rostro de Francisco Fonseca, quien a pesar de ser más alto que su rival, no pudo aprovechar esta ventaja.

En el cuarto asalto, Davis se dio el “lujo” de boxear, por momentos, con los brazos por detrás intimidando a Fonseca, sin que éste reaccionara ante la invitación.

A medida que transcurrió el combate las posibilidades de triunfo para el de Costa Rica parecían más complicadas. Sus rostros reflejaban el claro dominio. Davis como si nada y Fonseca con huellas evidentes de la batalla.

En el octavo asalto, Fonseca recibió golpe prohibido en la nuca que lo mandó con los guantes a la lona para recibir conteó de protección y perder por nocaut. Lo peor la actitud antideportiva de Davis quien se fue a burlar del rival cuando estaba rendido.

El referee de la pelea nunca se percató del golpe prohibido.