Cristian Mijares, con el puño en alto