Robertson hace el ridículo en Yankee Stadium