Pulgar abajo motiva a Yankees