Pete Rose, lejos del Salón de la Fama