Rays encaran nuevo escándalo sexual

Rob Manfred, comisionado de la MLB, junto con Stuart Sternberg, dueño de los Tampa Bay Rays
Rob Manfred, comisionado de la MLB, junto con Stuart Sternberg, dueño de los Tampa Bay Rays. FOTO: AP
Los Tampa Bay Rays anuncian despido del médico Michael Reilly por estar implicado en escándalo de abuso sexual

Los Rays de Tampa Bay despidieron al médico del equipo después que surgió un video en YouTube en el que lo acusan de abusar sexualmente de una adolescente que trabajó con él hace una década.

Los Rays cesaron el martes a Michael Reilly, de 67 años, y avisaron a Grandes Ligas y a la policía de St. Petersburg sobre las acusaciones que aparecen en el video, que fue publicado el 17 de enero por una mujer que ahora tiene 26 años, dijo en un comunicado el abogado del club, John Higgins.

Reilly negó las acusaciones en un comunicado emitido por su abogada, Cathleen Bell Bremmer. Indicó que está “muy perturbado” por las acusaciones y señaló que es “perturbador” que hayan mancillado su reputación. Agregó que tuvo una relación con la mujer cuando ella era adulta.

Sandra Bentril, vocera de la policía de St. Petersburg, dijo que los investigadores intentan determinar si radican cargos criminales.

Reilly también renunció a un puesto en la Escuela Secundaria Católica St. Petersburg cuando sus funcionarios lo contactaron sobre el video. Reportó el diario The Tampa Bay Times. Reilly fue el médico del equipo de hockey Tampa Bay Lightning entre 1992-2002.

El video de 10 minutos de duración, titulado “La Importancia de Compartir Mi Historia de Abuso Sexual” fue publicado bajo el nombre Brianna Rah, que no es el nombre real de la mujer.

“Sé que le hizo esto a otras personas”, dijo la mujer en el video. “He dudado durante años en hacer este video. Finalmente pensé que si tengo que mostrarme para evitar que otra persona sea abusada sexualmente por esta persona, pues que así sea”.

Dijo que tenía 16 años cuando empezó a trabajar con Reilly, y señaló que al abuso empeoró a medida que pasó el tiempo.

“En realidad no decía nada, sólo me tocaba, y sin entrar en detalles, fue empeorando”, indicó.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD