Especial. El debut de Vinny Castilla en Grandes Ligas

El 1 de septiembre de 1991 el mundo del deporte fue testigo del debut en Grandes Ligas del pelotero mexicano Vinicio Castilla Soria.

En 1990, Vinny llega a la organización de Atlanta Braves, luego de su buen trabajo con los Saraperos de Saltillo en la Liga Mexicana de Verano.

Tras dos años en sucursales de A y AA, Bobby Cox manager de Atlanta, lo llama durante la serie que Atlanta sostiene de visita ante Philadelphia Philies, el 1 de septiembre fecha en la que se abre la opción para que los equipos amplíen de 25 a 40 sus rósters.

A los 24 años de edad, Castilla recibió la oportunidad de estar por primera vez en su carrera en un juego de temporada regular en Grandes Ligas.

El debut no fue el soñado. Vinny se quedó en la banca y fue hasta el cierre de la novena entrada cuando ingresa al diamante para cubrir las paradas cortas en reemplazo de Keith Mitchel, quien había bateado como emergente por el lanzador Mike Stanton. Ni una sola pelota salió en dirección al guante de Vinny, por lo que fue un espectador más a la defensiva.

Con el juego empatado a 4 carreras dio inicio la décima entrada, Atlanta no hizo daño y Castilla tendría su primer turno al bate hasta el inning 11. El detalle fue que el primer bateador en el cierre de la décima entrada, John Morris, conectó cuadrangular ante los lanzamientos de Mark Wohlers para darle la victoria a Philadelphia, dejando al mexicano con las ganas de tener su primer turno en el plato.

El 3 de septiembre, en el juego en Montreal, la historia fue muy similar. Vinicio Castilla entró a la defensiva en el sexto inning para suplir a Tommy Gregg, quien había bateado como emergente en lugar del pitcher. En dos entradas no hubo una sola pelota en dirección a las paradas cortas y para la parte alta de la novena, cuando le tocaba su turno al bate, fue sustituido por Jerry Willard.

Su primer turno al bat

El 4 de septiembre por fin tuvo su primer turno al bat. Tras ingresar a la defensiva en el séptimo inning en lugar de Tommy Gregg tuvo la oportunidad de ir a la caja de bateo en la parte alta de la novena. Con un out en la pizarra, Castilla fue dominado al primer lanzamiento con un elevado al cuadro (segunda base) enfrentando al pitcher Barry Jones.

La primera carrera anotada

Tras varias apariciones esporádicas, el primer momento destacado para el mexicano se vivió el 19 de septiembre en un juego de visita ante San Diego Padres. En la parte alta de la décima logra embasarse tras un error del primera base; Vinny se cuadró para tocar de sacrificio, pero el tiro de Fred McGriff es malo a la inicial y Castilla logra llegar hasta segunda base y su compañero Lonnie Smith se movió hasta la tercera. Tras un imparable de Justice, Smith anota la carrera que le daba la ventaja 3-2 a Atlanta y Castilla pasa a la antesala para después anotar en elevado de sacrificio de Ron Gant.

El primer hit

El primer imparable de Castilla se dio hasta el último encuentro de la temporada regular. 6 de octubre. Fue además la primera vez que apareció su nombre en lineup inicial como octavo en el orden al bat en un juego en el Turner Field en que Atlanta recibía a Houston.

En su primer turno, Castilla fue ponchado en solo tres lanzamientos de Pete Harnisch en la segunda entrada.

En la cuarta se embasó por error del shortstop.

Pero para la séptima entrada Castilla fue el encargado de abrir la tanda por Atlanta. En cuenta de 2-2 ante los lanzamientos de Xavier Hernández conectó línea que se fue alegre de hit, siendo este el primero de los 1,884 que consiguió a lo largo de 16 temporadas en Grandes Ligas, cifra que en en ese momento lo consagraba como el mexicano con más imparables, por arriba de Jorge Orta, Aurelio Rodríguez y Beto Avila.

Su primer cuadrangular llegaría hasta 1993 cuando jugaba para Colorado Rockies, pero esa amigos… es otra historia.