Checo, de piloto a taxista en Bahréin