GP de México: donde se forja el carácter

Después de cuatro títulos en Fórmula Uno, un piloto todavía tiene vulnerabilidad en su carrera. Sebastian Vettel de Ferrari es la muestra de ello.

El otrora “niño maravilla” vivió una de las carreras más amargas desde su incursión en el “Gran Circo”. El Gran Premio de México 2017 dio y quitó al alemán que consiguió la pole pero que le marginó en carrera la oportunidad de mantener con vida la disputa del Mundial de Pilotos con Lewis Hamilton.

“No se consiguió nada, ya no sé qué decir, trato de pensar positivamente pero en estos momentos es imposible.

“Este es el tipo de cosas que te forman como hombre”, agregó Vettel, incapaz incluso de levantar la vista más allá de su propia cintura.

Checa todo lo que dejó el Gran Premio de México 2017 de la Fórmula 1.

Vettel colaboró el domingo para que la carrera en el Autódromo Hermanos Rodríguez sea una de las más memorables en la historia de la Fórmula Uno; no obstante, impactos con Max Verstappen (quien acabó por imponerse en la competencia) y Lewis Hamilton en la vuelta 1 le marginaron de cualquier posibilidad.

“Lewis puede estar consciente del error, fue terrible lo que sucedió. Estoy molesto y decepcionado”.

Todo el peso que carga Vettel no es solamente por su tragedia como piloto, sino también la que representa el esfuerzo del conjunto de Maranello. El alemán mostró su pesar por todo el equipo Ferrari, que reaccionó rápido tras su choque y le permitió tener un monoplaza que protagonizó una furibunda remontada desde la penúltima posición. Un ritmo impresionante que le permitió culminar en cuarto lugar en la Magdalena Mixhuca, solo a dos posiciones de su objetivo.

“El equipo está dando su mejor esfuerzo y lo que yo necesito hacer es responderle con lo mejor que tenga. Desgraciadamente no se pudo”.