A 55 años de la llegada de F1 a México

A 55 años de la llegada de F1 a México
La F1 en México. FOTO: AP
Este año se celebran 55 años desde la primera vez que la máxima categoría del automovilismo llevó a cabo su primera competencia en territorio mexicano

Fue en noviembre de 1962 cuando la afición por la Fórmula Uno comenzó en nuestro país, pues fue entonces cuando la máxima categoría del automovilismo mundial celebró su primera competencia en territorio mexicano, aunque no se trataba de una prueba puntuable para el Campeonato Mundial.

Un año antes, el piloto mexicano Ricardo Rodríguez puso en alto el nombre de México en el deporte motor al debutar, con tan solo 19 años, en Fórmula Uno como titular de Ferrari. En su primera carrera, en Italia, sorprendió al mundo al calificar en segundo lugar, solamente una décima detrás de su compañero de la escudería del cavallino rampante, el alemán Wolfgang Von Trips.

Tristemente, la carrera del joven mexicano no logró trascender al fallecer a sus 20 años tras un accidente en la curva peraltada del ahora Autódromo Hermanos Rodríguez, durante las prácticas libres de esa carrera de 1962. Desde entonces, el más chico de los Rodríguez se convirtió en el primer piloto mexicano en destacar en el Mundial de Fórmula Uno y, por ende, ícono del automovilismo nacional.

Este precedente sería el preámbulo para la primera edición oficial del Gran Premio de México, que debutó el 27 de octubre de 1963. Entonces la parrilla de la carrera contó con la presencia de Pedro Rodríguez, hermano de Ricardo, y Moisés Solana. A partir de entonces, la fecha de México perduró ininterrumpidamente en el calendario de la máxima categoría hasta 1970.

Durante esta primera época, destacan momentos como la coronación en 1964 de John Surtees, quien se convirtiera en el primer monarca mundial tanto en autos como en motos; además, la primera victoria para Honda en Fórmula Uno en 1965 y los tres triunfos del escocés Jim Clark en el circuito de la Magdalena Mixhuca.

Tras la última edición de 1970, pasaron 16 años para que la categoría reina regresara a México en 1986. Esta segunda etapa corrió en nuestro país hasta 1992 y se convirtió en el escenario de grandes batallas entre extraordinarios pilotos como Ayrton Senna, Alain Prost, Nigel Mansell, Nelson Piquet y Gerhard Berger.

Berger sorprendió al imponerse en la edición de 1986, cuando funcionó la estrategia de no entrar a cambiar neumáticos para darle a Benetton su primer triunfo en la categoría reina. Al año siguiente, Nigel Mansell, con Williams, obtuvo la primera de las dos victorias que se anotaría en el circuito de la Magdalena Mixhuca; en tanto que, en 1989, la pista mexicana vio el apabullante dominio de los McLaren de Prost y Senna.

Uno de los máximos ídolos del automovilismo mundial, Ayrton Senna, vivió en México uno de los momentos más difíciles de su carrera al sufrir una volcadura en la curva peraltada durante las prácticas del viernes de 1992, el último año de la segunda temporada del Gran Premio de México. En respuesta a ello, el brasileño lanzó duras críticas al circuito capitalino.

Con la bandera a cuadros que recibió Mansell en 1992, la F1 volvió a hacer maletas para alejarse por segunda vez de territorio mexicano.

En 2011, con la llegada de Sergio “Checo” Pérez como piloto titular a las filas de Sauber, México recobró la esperanza de ser anfitrión de una fecha del magno evento. Finalmente, ese sueño se confirmó en julio de 2014 cuando Bernie Ecclestone hizo oficial el regreso de la máxima categoría del automovilismo al país.

El Autódromo mexicano sufrió una gran transformación antes de recibir por tercera vez a la F1. Con una nueva cara, los motores volvieron a encenderse en el circuito mexicano el 1 de noviembre de 2015, con el memorable triunfo por parte del alemán Nico Rosberg.

Al año siguiente, en la segunda edición de esta etapa moderna, Lewis Hamilton logró coronarse como piloto vencedor, confirmando la supremacía del equipo Mercedes. Emocionado, el tres veces campeón del mundo, declaró: “Ésta es honestamente la mejor afición de cualquier sede. Los mexicanos tienen una pasión increíble. ¡Me encanta este lugar!”.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD